SUELOS Y ÁRBOLES: CÓMO ELEGIR LA MEJOR SOLUCIÓN 

En apoyo de nuestro trabajo con arbolistas, GreenBlue ha tenido el placer de patrocinar el congreso de este año de la Arb Association, titulado «Suelos y árboles», que tuvo lugar en el magnífico campus de la Universidad de Exeter (Devon, Reino Unido).

GreenBlue Urban siempre ha defendido la importancia de una adecuada especificación del suelo para nuestros alcorques SUDs / LID con ArborSystem y ArborFlow. De hecho, todo nuestro protocolo se basa en garantizar que el suelo que se encuentra bajo la superficie pavimentada alrededor de los árboles no esté excesivamente compactado. En este congreso tuvimos la oportunidad de asistir a varias charlas que abordaban cuestiones interesantes: entorno natural, paisajes, soluciones técnicas, colaboración y el camino a seguir.

El Dr. Martin Bitardtando habló sobre las consecuencias de la contaminación y el nitrógeno en las micorrizas; y en la última presentación del primer día, Richard Smith, de la Agencia de Medio Ambiente, subrayó la importante relación entre la compactación del suelo y la gestión del agua. Cuanto más compactemos el suelo, menos posibilidad tenemos de mitigar el riesgo de inundaciones, tanto en las zonas rurales como en las urbanas.

El segundo día se centró en la selección de especies, la especificación del suelo y los sistemas técnicos. El Dr. Andy Hirons, Simon Toomer y el catedrático Andreas Roloff dieron su versión sobre la selección de especies para entornos construidos.

Fue fascinante escuchar a Simon, que ha colaborado con ciudades históricas del Reino Unido y del extranjero, hablar sobre la relación existente entre la selección de especies y «el sentimiento de pertenencia a un lugar», en particular a los paisajes urbanos históricos. Tras haber colaborado con Brujas en nuestro proyecto europeo WRC Interreg, somos perfectamente conscientes de la necesidad de combinar una selección inteligente de especies con los sistemas de encauzamiento, las barreras y los sistemas de soporte adecuados para las raíces, a fin de dar rienda suelta al diseño y la visión de los proyectos en estos enclaves históricos únicos.

Por supuesto, fue un placer conocer las impresiones de Tim O’Hare, con quien ya hemos trabajado en varias ocasiones. Tanto Tim O’Hare Associates como GreenBlue Urban tuvimos el privilegio de participar en la remodelación del Parque Olímpico, en la que se utilizaron más de 10 000 sistemas de irrigación, aireación y retención.

Por la tarde, nos explicaron los sistemas técnicos subterráneos, una cuestión que nos afecta directamente. Keith Sacre, de Barchams, rompió el hielo con una presentación realizada en colaboración con Anne Jalzulot y Sue James. Fue gratificante ver cómo Keith esgrimía como ejemplo proyectos bien ejecutados de GreenBlue; apoyamos totalmente su mensaje de que para garantizar el futuro del árbol a largo plazo es esencial seguir las especificaciones y realizar la instalación correctamente.


Renovación del espacio urbano en Selfridges (Londres)

La presentación de Nelda Matheny causó sensación. En ella destacó los retos y complejidades que conlleva determinar la causa del fracaso de un árbol cuando en una zona se usan varios suelos mezclados previamente. Afirmó sin titubeos que los suelos estructurales no son ninguna solución para que los árboles crezcan sanos y fuertes a largo plazo. Con argumentos sólidos, explicó que se siguen desarrollando investigaciones sobre los suelos estructurales en países cuyo clima, nivel freático y cambios de temperatura previstos debidos al cambio climático están anticuados y mal aplicados. No podríamos estar más de acuerdo.

 

Acto seguido, Bjorn Embren tuvo ocasión de presentar su último conjunto de medidas para Estocolmo. De nuevo, la solución de los suelos estructurales tiene una aplicación limitada y muy localizada. Aunque no hay duda de que el enfoque de Bjorn sobre la porosidad es fundamental, no está claro que estas últimas medidas consigan el resultado previsto. Enseñó algunas imágenes de instalaciones en autopistas, pero era evidente que para acometer proyectos de infraestructuras de transporte y SUDs de alta calidad capaces de soportar el paso del tiempo, lo más apropiado sería una solución técnica.

Para informarse sobre este tema, consulte nuestra publicación especializada: Structural Soil vs Soil Cells.

Wendy Batenburg presentó la estrategia de Amsterdam, basándose de nuevo en casos locales para argumentar que los suelos estructurales ofrecen la capacidad de carga necesaria para los proyectos de infraestructuras. Hizo hincapié en infinidad de factores de riesgo relacionados con la instalación de sistemas que utilizan la mezcla de suelos estructurales de Amsterdam. Según ella, es demasiado húmedo y no se puede compactar. Ahí está el problema… un suelo de calidad no debería compactarse. Admitió que durante años los resultados de usar este método en los Países Bajos habían sido decepcionantes. En eso estamos de acuerdo. Hay quien piensa que los suelos estructurales son más fáciles de usar y especificar que los sistemas técnicos, pero nada más lejos de la realidad.

En la última jornada hubo una clara tendencia a planificar el futuro. Mark Roberts hizo bien en recordarnos que más del 60 % de la población mundial vivirá en ciudades en 2030. Nunca había sido tan importante reflexionar sobre la masa forestal de los entornos urbanos y cómo los arboricultores tienen mucho que decir en las estrategias paisajistas.

Para seleccionar las especies correctas se necesita más información sobre soluciones para el ajardinado en obra dura. Es fundamental recibir la formación adecuada. Nuestros ponentes han abundado en la cuestión de la calidad del suelo; añadamos a eso la compactación y el control antirraíces, y tendremos la fórmula para que los árboles crezcan sanos y alcancen su máximo potencial.

Inscríbase hoy mismo en nuestro próximo seminario web sobre sistemas de control antirraíces.