Todos conocemos los datos y cifras relacionados con la mala calidad del aire que afecta tanto a humanos como a animales de nuestros entornos urbanos.

Además, hay comunidades en zonas semirrurales y pequeños pueblos y ciudades que sufren la calidad del aire, que normalmente uno no asociaría a un «problema de polución». La limpieza del aire va más allá de una mera disquisición geográfica o política, y existen oportunidades de iniciar un proceso global y multidisciplinar que aporte soluciones para las zonas urbanas del futuro.

El consenso general entre los expertos en calidad del aire es que, aunque posiblemente los datos y cifras de que disponemos sean dispares y fragmentados, los árboles urbanos de los entornos urbanizados desempeñan un papel vital en la futura resiliencia de nuestros pueblos y ciudades, y se pueden incorporar mediante una serie de sistemas para mejorar la respirabilidad de esos lugares.

Así pues, ¿cuáles son los factores clave a tener en cuenta?

Independientemente de la necesidad de integrar una amplia variedad de especies en el entorno urbanizado para aportar valor añadido en lo que se refiere a biodiversidad y mitigación del cambio climático, los arquitectos paisajistas, urbanistas y promotores deben conocer cuáles son las especies que más contribuyen a absorber el dióxido de carbono y eliminar los contaminantes más perjudiciales para la salud humana.

Con esta información, podemos diseñar opciones con la posibilidad de incorporar una amplia muestra de este tipo de especies que afectan más positivamente a la calidad del aire sin que las calles se vean dominadas por una sola especie. Un sistema de soporte de suelo modular y flexible permite a los diseñadores e instaladores plantar cualquier variedad de especies en un único sistema. Ya se trate de una combinación de alcorques dispersos o de zanjas lineales, no hay limitaciones a la hora de elegir.

¿Cuánto tiempo tardaremos en ver los resultados?

Este es el factor principal a la hora de valorar la eficacia de cualquier tipo de infraestructura verde como neutralizadora de contaminantes nocivos. Es evidente que unos pequeños arbolitos decorativos que luchen por sobrevivir tras ser plantados en un entorno subterráneo precario no serán capaces de eliminar la misma cantidad de contaminantes que si les hubieran dejado madurar como es debido, con el espacio y el volumen de suelo no compactado adecuados. Una cubierta de copas con hojas sanas y fuertes es crucial para el éxito. Por eso, con sistemas como RootSpace, dotado de los mecanismos adecuados de irrigación y aireación, los árboles plantados en zonas ajardinadas de obra duras alcanzarán su máximo potencial.

Diseño y colocación de los árboles

Siempre nos guiamos por la máxima del «árbol correcto en el lugar correcto», y esto nunca cobra mayor sentido que cuando diseñamos e instalamos pensando en los beneficios para la calidad del aire. Existen estudios acerca de las disposiciones de plantación que pueden aumentar la captación de contaminantes bajo la copa. La ubicación estratégica de los alcorques permitirá prosperar a las ciudades del futuro sin toda esa polución imposible de disipar a causa de la falta de previsión en la etapa de diseño.

Estas consideraciones han tenido un peso fundamental en el desarrollo de los productos de GreenBlue Urban, ya que somos conscientes de que las limitaciones de nuestros pueblos y ciudades han obligado a colocar los alcorques en espacios donde no interfieren con los servicios básicos, pero que muchas veces no son el mejor lugar para mejorar los beneficios que aportan al ecosistema. A menudo también sucede que algunos de los puntos de contaminación más calientes, cerca de carreteras y nodos de transporte, son los más complejos para integrar proyectos de plantación ambiciosos. Esta es precisamente la razón de ser de nuestros dos tamaños de sistema de soporte de suelo RootSpace: tener la seguridad de que existe una solución adecuada para los requisitos subterráneos de los árboles, a fin de que en la superficie puedan desempeñar la tarea que tan desesperadamente necesitamos.

Si desea conocer más detalles sobre valoraciones y modelos disponibles para medir el impacto de los bosques urbanos en la contaminación, visite la web de Treeconomics.

Un estudio de 2016 del bosque urbano de Estrasburgo proporciona un modelo innovador que integra el software i-Tree Eco con datos de la polución del aire.

El concepto de árboles públicos transmite la idea de que los árboles son algo más que un elemento meramente ornamental y que su mantenimiento debe estar en sintonía con lo que es —una infraestructura esencial—, opinión que comparten ya muchas autoridades municipales.

Nuestro último podcast con Chris Churchman, de Churchman Landscapes, trata sobre la investigación realizada con la Universidad de Birmingham acerca de la mitigación de la contaminación del aire y la constatación de cómo un diseño y plantación intuitivos de los árboles pueden mejorar la calidad del aire. Escuche el podcast aquí.